La cantera como paradigma

18 Sep 2019
0 Comentarios
5 Valoración media
98 Visto
5 (1 rating)
Blog de opinión del Barça
El desprecio a la cantera estos años ha sido deliberado con el único objetivo de ganar a cualquier precio

Desde que tengo uso de razón (temporada 91/92), la cantera ha sido parte fundamental de este club. El ciclo ganador iniciado con Johan Cruyff tiene una raíz más profunda, concretamente, desde los tiempos de Laureano Ruíz, uno de los pioneros en formación desde la base siguiendo un método para todas las categorías.

Bien, volviendo a los tiempos de Cruyff, tuvimos jugadores como Iván Iglesias o la quinta del mini al completo, encabezada por un tal Iván De la peña junto a otros ilustres como Toni Velamazan o Roger García. Hubo mucha ilusión con esa quinta y se llegaron a hacer grandes partidos contra el Betis y el Real Madrid pero la destitución del holandés creo un cisma gigante y Núñez se dedicó a fichar a diestro y siniestro otorgándole a Sir Bobby Robson, nuevo entrenador, los fichajes que le negó a Johan (el dinero en el campo y no en el banco, a alguien le suena?). Sin embargo, con el inglés en el banquillo y las urgencias por ganar, esta quinta se diluyó a excepción de De la peña, el cual tenía una química excepcional con Ronaldo, la estrella del momento.

Más tarde llega Van Gaal y una nueva inversión en fichajes (42 kilos de los de entonces para fichar a Rivaldo y Anderson) postergan lo que, a posteriori, sería una de las más fructíferas etapas de la cantera. Al holandés no le tembló el pulso para dar minutos a jugadores como Nano, la promesa del momento, Mario Rosas, Jofre Mateu, Carles Puyol y un tal Xavi Hernández. La apuesta salió bien a medias ya que las dos ligas conquistadas, no tuvieron réplica en Europa, además de los encontronazos de Louis con el famoso entorno. Todo esto derivó en la época más oscura de la historia moderna del club, la era Gaspart. Aún así, la cantera siguió produciendo jugadores de gran calibre, la famosa quinta del 87, con Gerard Piqué, Cesc Fábregas, Víctor Vázquez y un pequeño diablo llegado desde Argentina llamado Lionel Messi.

En esas estábamos cuando llega Rijkaard, que, tras la segunda época de Van Gaal, confía en Valdés, da relevancia a Oleguer, proyecta al estrellato a Xavi y consolida a un tal Andrés Iniesta dándole minutos como jugador número 12. Con el holandés se ganan ligas y, por fin la ansiada CL, además, comienza a asomar un imberbe Leo Messi.

Y ya, llega el éxtasis, tras dos malas temporadas, en un alarde de improvisación y genialidad, la junta directiva liderada por Joan Laporta decide sustituir a Frank Rijkaard por un recién llegado. Un tal Pep Guardiola que ya había maravillado al mundo como jugador en la época gloriosa de Cruyff (lease que yo he escrito sobre el Cruyff tardío, el del 94-96) llega para consolidarse en el banquillo y ofrecer uno de los espectáculos más bellos a los que había asistido este deporte. Todo ello sublimado con la aparición de nuevos talentos, como Pedro y Busquets y con apuestas decididas por la cantera (Bojan, Jeffren, Cuenca, Tello, Thiago...) Su partida después de ganarlo todo se antojaba dramática pero he aquí que Tito Vilanova, su segundo, dobló la apuesta y llegó a conformar un 11 plagado de canteranos para conquistar la liga de los récords(12/13). Y hasta ahí llegamos....

Menudo rollo he soltado no? Pues todo eso ha sido para que veáis el páramo que han sido los últimos 7 años, donde solo un canterano como SR se ha consolidado en el primer equipo. El desprecio a la cantera estos años ha sido deliberado con el único objetivo de ganar a cualquier precio, objetivo que se ha cumplido, siendo generoso, a medias. Entendería si este desprecio viniese dispuesto por fichajes de relumbrón pero como no ha sido el caso sino todo lo contrario, es entendible una crítica exacerbada a los dirigentes del club. Que jugadores como Aleix Vidal, André Gomes, Digne, Paulinho o los recientes casos de Murillo y Boateng hayan restado no sólo minutos sino también ocupado fichas de jugadores formados para jugar aquí, con un conocimiento del juego de posición mayor y un salario ínfimo, constatan el desprecio a lo que debería ser el mayor tesoro de este club.

Ahora ha llegado la hora de Carles Pérez, de Riqui Puig y, sobre todo, de Ansu Fati, el nuevo fenómeno de feria de los mal llamados periodistas pero esta apuesta por la cantera no viene precedida de la valentía de los técnicos, ni de la imposición de los ejecutivos y directivos, no. Lo que ha llamado a Valverde ha sido la necesidad y no la valentía. Como hombre práctico que es, Valverde jamás hubiera confiado en la cantera para sacarle las castañas del fuego. Ya lo demostró el pasado mercado de invierno cuando ocupó dos fichas del primer equipo con dos jugadores que no disputaron minutos de relevancia y no sirvieron ni siquiera para calentar el banquillo.
Ahora el tiempo demostrará si todo esta vorágine es flor de un día o ha llegado para quedarse. Es tiempo ya de redoblar la apuesta por la cantera, de ofrecerles minutos de calidad y opciones reales de quedarse en el primer equipo en lugar de los mataos de turno. Ojo, también hay que exigirles. El Barça no es el Athletic, con todos mis respetos, aquí se exige ganar y jugar bien y para competir contra los clubes más poderosos de Europa no basta con ser muy bueno, sino saber sobrellevar la presión y dar ese paso adelante en el momento justo. Para ello hace falta un entrenador que apueste por ellos pero también hace falta que ellos mismos se lo crean y saquen el carácter necesario, tan solo así se desandará el camino de los últimos años y volveremos a la senda que no debimos abandonar...


PD: Muchos canteranos podrían estar ahora en el primer equipo o, al menos, alternando con el filial y ocupando las fichas de jugadores que van a jugar poco y nada. Es peor Eric García que Todibo? Cuál va a ser la diferencia real de minutos que pueda tener Junior con respecto a Alba si en vez del verdiblanco se hubiera optado por Miranda? Los minutos de Malcolm no los podía haber tenido el año pasado Carles Pérez u otros jugadores? Bajo mi punto de vista todos estos jugadores y alguno más que se ha marchado, deberían estar aquí. No para tener un puesto relevante pero si quizás para aportar lo que no aportaron en su momento alguno de los jugadores que he nombrado y seguir creciendo. Quién sabe? Quizás con minutos de calidad, hoy Eric García sería una alternativa real a Piqué, Oriol Busquets estaría dando descanso ocasional a su tocayo Sergio y Mboula no se hubiera perdido por esas ligas perdidas de la mano de Dios. Lo mejor de todo, sin embargo, hubiese sido ahorrarse fichajes calamitosos y vergonzosos como el de Arda Turan, André Gomes o los 300 kilos tirados a la basura en el brasileño triste y el autista francés, con todos mis respetos para quien sufra ese síndrome...

Entrada escrita por Slephard
 
'
  • Mostrar mas comentarios